Cultura politica en occidente arte religion y ciencia. tom

978-84-1319-390-8
CASTELLANO
584
225cm
160cm
IKERTUZ
26,00 €

Si el siglo XIX fue hijo de la Revolución Francesa, también lo fue del descubrimiento decepcionante de que el sueño rousseauniano de libertad, igualdad y fraternidad podía convertirse en la pesadilla de la represión impuesta por un centro de poder supuestamente omnisciente. El triunfo y caída de Napoleón fue el primer ejemplo. La Revolución Industrial inglesa trajo consigo la creación de hombres prácticos propietarios de una única mercancía: su fuerza de trabajo. Milagrosa mercancía pues, contrariamente a las demás, creaba valor que quedaba en manos de los capitalistas en vez de en las del propio trabajador. Estos astutos ?entrepreneurs? llenaron los campos y afueras urbanas de hilanderías que habían conciliado su producción mecanizada con la actividad manual de sus operarios; mientras que con sus locomotoras y barcos de vapor hacían de Inglaterra la reina de los mares durante todo el siglo.